Ángel o Demonio

Empezaré diciendo que hay ciertos momentos en la vida en los que algo te sorprende y para mí, ver el primer capítulo de Ángel o Demonio me dejó sensación de estupefacción.

Y no me refiero a la calidad que pueda tener esta nueva ficción que Telecinco se ha “apropiado” con tanto acierto, ya que, las actuaciones todavía no tienen fuerza o carácter suficiente y bueno, los efectos especiales (en un país internacionalmente experto en efectos digitales) son en algunos momentos, no diría que malos, pero si de mediana calidad. Me refiero a que me quito el sombrero ante el “valiente” que haya tenido la gran idea de incorporar esta serie a la parrilla de la televisión española. Esto no se ve todos los días: ¡ciencia ficción en español ! la verdad, no me lo esperaba. Desde que se estrenó ¿Hay alguien ahí? (otra ficción original de Cuatro) no había estado tan contenta y me tenía que conformar con la “ciencia ficción” de Los Protegidos, un X-Men venido a menos (a mucho menos desde que ha aparecido el “ojitos azules” de FoQ), un Héroes para toda la familia… pero ya sabéis, no es lo mismo.

La historia, algo “crepusculiana” apunta maneras con protagonistas en su mayoría desconocidos.  La imagen HD  y el sonido que acompañan a la ficción son, ante todo originales: una ambientación totalmente misteriosa clama la atención del público que se envuelve en un velo de “extrañas circunstancias”. Una niña de 300 años más que maligna me recuerda a grandes momentos vividos viendo Entrevista con el Vampiro (tranquilos, en esta serie no hay vampiros, que ya hay demasiados en la televisión) o disfrutando de la serie Sobrenatural.

Ángel o Demonio será un éxito si nos quitamos los prejuicios de la ficción típica española y empezamos a mirar más allá de lo que estamos acostumbrados a ver. El tirón de la atracción de polos opuestos y amor adolescente llamará la atención del siempre fiel público hormonal. Y, aguantando este pequeño punto negativo, nosotros (los frikis de la ciencia ficción) podremos ver algo que se salga de los cánones por una vez. De todas maneras parece ser que la disfrutaremos por lo menos dos temporadas, según las últimas informaciones.

Una vez dije que los españoles somos lo que vemos… pues vamos a empezar a ser originales, ¡coño !

By Iki

 

Published in: on febrero 7, 2011 at 3:10 pm  Comments (3)  

El Hormiguero… mi casa de muñecas

Cuando veo El Hormiguero me parece estar metida en mi cuarto (cuando era pequeña) jugando con mis juguetes. Enciendo la televisión sin saber qué veré ese día: qué tendrán preparado para sorprenderme o hacerme reír.

Cuando jugaba todo era originalidad y creatividad. A todos nos pasa, que con los años vamos perdiendo esa inocencia y esa fábrica interior de historias que podían durar horas, solos en nuestra habitación, inventando las historias más curiosas y los personajes más extraordinarios. Pero este programa devuelve cada noche, esta sensación a mi mente.

Me veo otra vez jugando con mis peluches al ver a Trancas y Barrancas; recuerdo mi “Micronova” cuando veo los experimentos del Hombre de Negro o Flipy (tranquilo… a mí también me salían mal, algunas veces); cuando ponía mis fichas de dominó una tras otra para realizar mi “pequeño” efecto mariposa (también me entraba ese tembleque que le da a Marron); cómo me gustaba mi “Magia Borras” cuando Luis Piedrahita dice eso de “esto no tiene explicación… y no se explica”; cómo me reía de cualquier cosa de los “mayores” que veía, o sacaba la más absurda utilidad a cualquier objeto con imaginación, al igual que Juan y Damián; lo que disfrutaba de los payasos de la tele (y lo digo para bien) con esas tonterías tan graciosas que nos revela Jandro; cuándo jugaba con mi cocinita de plástico con la imaginación y alegría que lo hace Silvia Abril, inventando los más extravagantes platos para degustar.

Al ver todo esto, mi mundo de fantasía vuelve, y tengo que decir que me gustaría que no se perdiesen momentos como el “Vete a dormir” o las “Frases de niños”… porque no debemos olvidar al niño que tenemos en nuestro interior y que inconscientemente nos hace pulsar en el mando el canal Cuatro cada noche a las 21.30 horas.

By Iki

Published in: on noviembre 29, 2010 at 1:57 pm  Comments (2)  

Fringe… ¿condenada a la extinción?

Hace poco ha llegado a nuestros oídos una noticia que nos desconcierta: Fringe ha sido trasladada a la noche de los viernes por parte de la Fox. ¿Y eso qué significa? La noche de los viernes es una noche “floja”. A esa noche se trasladan las series con las que supuestamente dejarán de contar en breve, es decir, “las series condenadas a la extinción”. Desde aquí queremos expresar un clamor popular: ¡Por favor, no cancelen Fringe!

Parece que esta serie no está alcanzando la audiencia exigida. Pero en algunas ocasiones hay que saber dejar a un lado la “cantidad” y pensar en algo mucho más importante, la “calidad”. Muchas series han dejado de existir contando con una más que apreciable audiencia porque quizá no llegaban a unos datos excelentes. ¡Señores de la Fox, en ocasiones una audiencia “pasable” pero fiel es mucho más importante!

Fringe, en nuestra opinión, reúne todas las cualidades de una gran serie y fusiona la vieja y la nueva escuela de la ficción. La creatividad rebosa por “los cuatro costados”, recordándonos a grandes series de ciencia ficción como son Expediente X o En los límites de la realidad. Integra historias “extra-ordinarias” con capítulos auto-conclusivos y una trama principal ante la que quedamos con la boca abierta cada día, y cada fin de temporada nos deja con un momento “WTF” para quitarse el sombrero.

Si la Fox prescinde de Fringe ya no veremos más “observadores”, bombas humanas, bebés octogenarios, tecnologías futuristas, telequinésia, control mental, combustiones espontaneas, etc. Ya no veremos más a un espectacular John Noble en el papel de Walter Bishop, un científico que roza los límites de la locura. Tampoco experimentaremos la sensación de inquietud que provocan los diferentes personajes oscuros y extraños que van apareciendo a lo largo de los episodios y que aguardan en cada esquina con respuestas a nuestras preguntas. En resumen, nunca más veremos a Gene, la vaca del laboratorio de Walter.

Este laboratorio ha sido capaz de introducirnos en una ciencia llevada al límite. Esto es, exactamente, lo que le brinda su grandeza a esta ficción: comienza por explicarnos un fenómeno extraño desde la ciencia que todos conocemos y lleva esta explicación hasta los confines de la “duda” y la ciencia ficción: desde lo que conocemos a lo desconocido. Ahí radica su excelencia.

Sabemos que las series tipo CSI llaman a gran cantidad de audiencia, pero… ¿qué harán cuándo ya no les queden Estados en los que introducir un equipo de policía científica? ¿Estrenarán un CSI Toronto? ¿ Y cuándo ya no haya más policias con el poder de penetrar en la mente o saber cuando mientes? ¿ Contratarán a un lector de los posos del té? ¿Y en el momento en el que los médicos pidan más dinero que el propio sistema sanitario? ¿Empezarán con los enfermeros? (bueno… creo que eso ya ha comenzado) Entonces, ¿la próxima serie se llamará “Celadores, en el corazón de los pasillos”?

No queremos más series de calidad canceladas, series como Fringe hay pocas…  y su extinción nos perjudica a todos.

By Iki

 

Published in: on noviembre 23, 2010 at 1:04 am  Comments (2)  

Hispania Vs Felipe y Letizia

Me confieso como una persona a la que le encanta la pequeña pantalla, pero hay veces que me gustaría tirarla por la ventana… no por la mía, sino por la ventana de los estudios de los canales. Porque a veces la televisión me parece basura, y los estudios de los canales simples vertederos. Siento si alguien se siente ofendido, pero yo anoche me sentí así, fue una ofensa para el espectador.

Anoche la televisión me decepcionó, porque no estaban pensando en mi… ni en ningun espectador al enfrentar dos estrenos muy esperados a la misma hora. Aunque esto fue el final de una semana “de risa”: no se quién empezó a perseguir a quién, pero estas dos series parecían el coyote y el correcaminos persiguiendose para poner el día de estreno con el único fin de fastidiarse la una a la otra. Con esto no buscaban que la audiencia viese grandes productos y los disfrutase, sólo buscaban una guerra de audiencias con la que no salió ganando nadie, ni telecinco, ya que podía haber sacado más audiencia si hubiese estrenado en solitario, ni antena 3, que tuvo que prescindir de la publicidad para que la gente se enganchase y por lo tanto perdió mucho dinero, ni el espectador, que tuvo que elegir sin necesidad hacia dónde mirar y perderse una de las dos historias.

Yo vi Hispania, porque me pareció la mejor opción y no me decepcionó. Pero esta decisión tuvo una doble razón: la primera y más importante es que telecinco es una mala televisión y la segunda es que estoy hasta las narices de miniseries sobre todo lo que ocurre, fáciles y sin un sentido. Estan creando otra forma de programas del corazón transformando la prensa rosa en pequeñas y malas películas que exclusivamente buscan remover más en la vida de los demás, exprimiendo hasta dejar secos a todos los personajes de la palestra de este país y ¿por qué? porque son tan sumamente simples que no son capaces de crear una ficción original y entretenida con la que puedan hacer una miniserie con calidad (con esto no pretendo meterme con ficciones de telecinco que han tenido mucha calidad, que las ha habido).

Bien, no voy a prestar más líneas a este canal de televisión. Sólo me queda decir que Hispania cosechó una buena audiencia y espero que se convierta en una gran serie, seguida por muchos espectadores, tantos que ésta  siga teniendo éxito incluso cuando a telecinco se le hayan acabado los personajes publicos de este país.

By Iki

Published in: on octubre 26, 2010 at 4:06 pm  Comments (2)  
A %d blogueros les gusta esto: