Reflexiones: Mucho ruido y Pocas nueces

No sufráis, niñas, no sufráis. Que el hombre en un farsante. Un pie en la tierra, otro en el mar. Jamás será constante. ¿Por qué sufrir? Dejadles ir, y disfrutad de la vida. Vuestros suspiros convertid en cantos de alegría“.

Así comienza la adaptación de la obra de Shakespeare al cine que realizó Kenneth Branagh en 1993. Tuve la suerte de encontrarme con esta maravillosa película el otro día en la Sexta 3 (gran canal) y me robó una sonrisa.

Este principio, esta frase nos recuerda que no existe el sufrimiento del ser humano, si el ser humano no quiere sufrir. Pero sufrimos, porque somos humanos (¡qué paradoja!). Nos intenta transmitir una buena terapia en unas cuantas frases bajo la “antigua” visión de que el hombre se deja llevar más por sus instintos que por la razón y que las mujeres esperan angustiadas que esto no ocurra. Nos da a entender que la mujer será más feliz si acepta esta condición del hombre y vive su vida como objetivo primordial, no como una sombra de un ser dominante.

Hoy en día Shakespeare sería el que se reiría al ver la realidad, porque quizá haya más hombres que suspiren de los que podría soportar su mente de otra época. Pero no digo que esta frase ya no sirva como terapia actual para el género femenino. Por desgracia, conozco muchos casos dónde utilizar esta frase tendría sentido. Porque en algunas ocasiones parece que no hayamos cambiado de siglo, que la evolución no haya llegado a nuestras mentes, que haya mujeres encerradas en jaulas sin barrotes y carceleros, y que en el momento en que la mujer haga un poco de “ruido”, de las “nueces” se encargue el hombre, como una fierecilla domada que busca un respiro, quejándose del trato recibido por la hembra y aullando como un lobo exigiendo un poco más de respeto. Respeto por un respiro, un respiro que las mujeres no han tenido, un suspiro que las mujeres han aguantado dentro de sus pulmones durante siglos, sin abrir la boca, sin poder respirar.

Hagamos todos y todas examen de conciencia, porque quizá así lleguemos, no a un entendimiento, pero sí a un equilibrio. De que los “suspiros se conviertan en cantos de alegría” depende la felicidad de la persona. Vivir vuestra vida en buena compañía, y si la compañía daña vuestro corazón desterrarla sin volver la vista atrás, porque vida sólo hay una y no estamos para malgastar el tiempo que se nos da.

By Iki

Anuncios
Published in: on agosto 28, 2011 at 10:43 am  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://thesageofcrypt.wordpress.com/2011/08/28/reflexiones-mucho-ruido-y-pocas-nueces/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. It’s a pity you don’t have a donate button! I’d without a doubt donate to this
    superb blog! I guess for now i’ll settle for book-marking and adding your RSS feed to my Google account.
    I look forward to fresh updates and will share this blog with my Facebook group.
    Talk soon!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: