Gossip Girl, cuando tu peor enemigo está muy cerca

Nunca os he hablado de Gossip Girl? La verdad es que en un principio me daba algo de “vergüenza” decir que veía esta serie, pero… nadie puede resistirse a una ficción cuya base es cotillear sobre gente guapa, rica y con muchos pájaros en la cabeza. Que le vamos a hacer, somos cotillas por naturaleza y eso nos ofrece la “Reina Cotilla” de forma gratuita y sin limitación.

Como siempre pasa en este tipo de series, un grupito de chicos y chicas con altos recursos económicos se aburren tanto que se dedican a comprar ropa de diseño, ir a fiestas por todo lo alto, enamorarse cada día del soltero/a del momento y… joderse la vida los unos a los otros. Cierto es que si vives en el Upper East Side en Nueva York, todo es más fácil y más difícil a la vez…  pero bueno, ¿y qué?

No dista mucho de la realidad, pero no el hecho de tener dinero… no, esto no nos impide a los jóvenes vivir el hedonismo con todas sus letras, y si puede ser pisando a quien se ponga por delante… mucho mejor. La máxima, en la sociedad de hoy en día es que el fin siempre justifica los medios y así nos va: gente que miente, que no ayuda y da la espalda. El amor ya no “esta en el aire”, lo hemos cambiado por la desconfianza.  Y si somos así con recursos monetarios limitados, cualquiera sabe lo que haríamos con un millón de euros o dólares en mano.

Por esto (y porque esta serie me entretiene como pocas) me siento a ver Gossip Girl, porque sería como abrir la ventana de mi habitación, la puerta de mi despacho o bajar al bar que hay debajo de mi casa. La única diferencia sería que, en una de las dos circunstancias la mentira iría vestida de Dior o Channel.

By Iki

Anuncios
Published in: on marzo 17, 2011 at 9:55 pm  Comments (1)  

Nuevos trailers: lo no-humano vuelve a estar de moda

 

Hoy ese día de la semana en el que os propongo agudizar los sentidos y remover vuestros cerebros en busca de ese idioma desconocido para muchos… el inglés. Pero esta vez, os traigo trailers con subtítulos, así que no os quejéis del todo.

Nuevos estrenos de ciencia-ficción nos esperan. Apollo 18, es esa típica película que nos quieren vender como realista y verdadera, a modo de “documental” nos cuenta las peripecias de dos astronautas que se encuentra con algo “mas que extraño” en la luna. Super 8, la nueva creación de J.J. Abrahams, nos recuerda a Monstruoso, pero también a E.T., no se que puede salir de ahí, la verdad. Por último, os dejo con el spin-off de Shrek: El Gato con Botas, a manos de nuestro queridísimo Antonio Banderas tanto en la versión inglesa como en la española, ¿podrían explotar más esta saga?… yo creo que no, pero la verdad, ya que nos ponemos… por favor, ¡¡ que hagan un spin-off de Jengi !!… me encanta esa galleta.

Apollo 18, estreno USA: Abril 2011

Super 8, estreno en USA: junio 2011; estreno en España: Agosto 2011

El Gato con Botas, estreno USA y España: Noviembre 2011

By Iki

Published in: on marzo 11, 2011 at 8:19 pm  Comments (2)  

Mi amigo Castle

Algún día tenía que pararme a hablar de esta magnifica serie y hoy, es un día como otro cualquiera. Aunque, no es igual… que va: hoy Richard Castle me arrancó una carcajada.

Castle tiene la esencia de ese tipo de series que nos apetecería ver cada día: no son demasiado complicadas, tienen grandes momentos de humor y complicidad entre protagonistas y son extremadamente entretenidas.

Quién no ha querido alguna vez en su vida ser un detective que resuelva los más enrevesados entuertos. Pues metiéndonos en la piel de este rocambolesco personaje podremos “meter las narices” dónde queramos en un sinfín de casos de homicidios de una comisaría de Nueva York.

La idea es sencilla: En “Flores para tu tumba” (capítulo piloto de la serie), Rick Castle un afamado escritor de novelas de asesinatos es conducido a comisaría debido un asesinato cuya escena del crimen es descrita con exactitud en una de sus novelas. Allí se encontrará con Kate Beckett, una atractiva aunque seria detective que se encarga del caso. Entre ellos surgirá una extraña conexión de amor-odio que llevará a Kate a ser la nueva musa de las novelas de Castle, lo cual convierte a Rick en la sombra de la detective… para saber más tendréis que ver la serie.

Pues bien, para mí Castle se ha convertido en ese amigo que te gusta escuchar cuando estás triste, porque sabes que al final te reirás tanto que te olvidarás de lo que te hizo entristecer. La premisa es simple y por eso es especial.

By Iki

Published in: on marzo 8, 2011 at 10:44 pm  Dejar un comentario  

Unos Oscar de sangre azul, dando migajas al populacho

La madrugada del domingo al lunes fue bastante larga, poco después de la media noche comenzó el desfile de modelos por la alfombra roja que conducía al Kodak Theatre. Todos y todas vestidos con sus mejores galas o con lo “primero” que pillaron (según Mila Kunis actriz de reparto de “Black Swan”, demasiado estirada para ser una actriz poco veterana en esto de la gran pantalla).

Y la verdad, esta es la tónica general de los Oscar de este año… muchos actores jóvenes con aires de grandeza y otros tantos olvidados (como casi siempre) por los miembros de la Academia. Por esto, este certamen de cine parecía sacado de sociedades de otros tiempos: actores de populacho ensombrecidos por reyes y princesas con tutú, a los que “por supuesto” no les llegaban a la suela de los zapatos. No se han visto nominados que pudiesen competir en igualdad de condiciones, se han introducido en cada categoría a pequeños jovencitos con ilusión junto con pesos pesados que les miraban por encima del hombro.

Entiendo que hay que dar oportunidad a las nuevas promesas, pero no se puede nominar a un Oscar por un solo trabajo medio decente, cuando hay grandes actores y actrices que se han quedado a las puertas con mejores y más extensas trayectorias. Tampoco digo que los premiados a mejor actor y actriz (Colin Firth y Natalie Portman) no se lo tengan merecido, porque, en mi opinión, los premios han estado acertados.

No se si llevaré todo esto al terreno subjetivo y personal (quizá por esto no escribo en El País o en el ABC), pero no engrandece a la Academia que dejen en el olvido a actores como Leonardo DiCaprio con dos títulos en 2010 que todos adjetivamos como asombrosos como fueron “Shutter Island” y “Origen”. Este actor siempre ha sido el gran olvidado de los premios (quizá, según mis fuentes, por ir de la mano del no más querido Martin Scorsese en muchas de sus películas). Pero, viendo entre los nominados nombres como James Franco (el James Dean o el amigo malote de Spiderman), que ni siquiera ha sabido hacernos llevadera una gala más que tediosa o Mark Ruffalo, un actor bastante desapercibido que según Fotogramas no dejaba de sonreír en la película, incluso en las escenas más dramáticas… pues todo hay que decirlo… es una lástima que otros que merecen más una nominación no se encuentren entre esas butacas. O que otros que sí estaban, habiendo pasado hasta cuatro veces por esta butaca de nominado (como fue Annette Bening, nominada a mejor actriz por “The kids are all right”), se vayan sin premio y queden “para vestir santos” o como se suele decir por Hollywood: “para el Oscar honorífico”.

No ha sido una sorpresa tampoco el Oscar a mejor Película a “El discurso del Rey”, esta película, como ya dijimos en su momento, tenía nuestro voto. Pero el director… es otro cantar: un director sin una trayectoria con peso en el mundo del cine, puede hacer una buena película (que la ha hecho) y ser aclamado por la crítica (merecido lo tiene), pero se han dejado atrás a grandes nombres como: David Fincher (creador de la inolvidable y compleja “Red Social” y de otros títulos como “El curioso caso de Benjamin Button” o “Seven” ) o Darren Aronofsky (con un más que aclamado “Cisne Negro” que ha pasado casi desapercibido en los premios y director de títulos como “Réquiem por un sueño”) por no hablar de los hermanos Cohen (una lástima que “Valor de Ley” no haya obtenido ni un sólo galardón con sus 10 nominaciones).

Biutiful también se quedó sin premio, así como Javier Bardem. Parece que este año se ha llevado más el “british way of life” y no tanto lo latino. Además, hacía tiempo que no había ningún nominado de color en ninguna de las categorías… pero claro, en un certamen de “sangre real”… (Tómense esto como una broma sin importancia, que nadie se sienta ofendido).

La mayor alegría me la dieron con Toy Story 3, que consiguió el Oscar a la mejor película de animación, pero vamos… viendo que sólo contaba con dos competidoras y que, aunque “Cómo entrenar a tu dragón” es una estupenda película y se merecía la nominación, no tenía color con la tercera entrega de la saga de “esos locos bajitos” que son Woody y sus amigos.

En resumen: Oscar 2011 merecidos unos si y otros no; nominaciones merecidas unas si y otras no; vestidos de la alfombra roja unos merecidísimos y otros escotadísimos… que le vamos a hacer, me quedo con Kirk Douglas.

By Iki

Published in: on marzo 1, 2011 at 9:42 pm  Comments (2)  
A %d blogueros les gusta esto: